martes, 11 de octubre de 2011

Y QUIEN VELA POR LA CLASE MEDIA DE BARRANQUILLA?

Llegada la época electoral es casi unánime el discurso que involucra un léxico común tales como “pueblo”, “pobres”, “democracia”, “soluciones”, “social”, “corrupción”, “desarrollo”, “educación”, “Salud”, “vivienda”, haciendo vacuas, las más de las veces, conceptos de hondo significado si, efectivamente, se cumplieran en su contenido pleno.-

Pero quienes así pregonan, no relacionan esos vocablos con la clase media; no, cuando las pronuncian directamente o a través de los jingles y propaganda política, parecen mirar a barrios deprimidos ubicados en el Suroriente o Suroccidente, pero casi nunca a los denominados barrios de las capas medias.

Nos referimos a amplios sectores de la población de las grandes ciudades de Colombia que a través de un esfuerzo inmenso, de tradición en tradición, lograron obtener un estatus económico, social y cultural que le hacen distinguirse, comparativamente, en los cuadros estadísticos aportados por las Ciencias Económicas, de otra inmensa mayoría desprovista de esos recursos básicos.-

Se trata de miles, millones de colombianos que lograron adquirir una vivienda propia, pagarla con sacrificio,  sostenerla por generaciones, educar a sus hijos en colegios privados o públicos de calidad académica, viajar a otras ciudades y fuera del país, conseguir trabajo como empleados del comercio, la industria, el sector financiero, o en oficios liberales o en pequeñas o medianas empresas, sobre cuya espalda se han sostenido las entidades territoriales.-

Son estos, precisamente, los que nadie mira; se hacen planes de vivienda, y la clase media no es tenida en cuenta, como si no existiera; se pavimentan las vías públicas, y las de los barrios medios siguen deterioradas, con arroyos salvajes; se crean escuelas públicas populares, y los del sandwich quedan excluidos; se estratifica la ciudad y se mantienen gravados inmuebles que debieran clasificarse en estrato tres o dos, a lo sumo, nos referimos a los barrios Bellavista, Modelo, Santana, Paraíso, Andes, Las Delicias, El Silencio, Las Mercedes, Los Pinos, El Tabor, Los Alpes, El Porvenir, Boston, El Recreo, San Isidro, El Carmen, La Victoria, Cevillar, Los Andes, Olaya, Campoalegre, La Floresta, San Felipe, Montecristo, Abajo,Lucero, San Francisco, Bello Horizonte, Villa Carolina, San Salvador, El Limoncito, Prado Viejo, entre otros.-

El llamado Patrimonio Histórico de la ciudad se perderá, porque no pueden ni regar los jardines, casi que es una lotería venderlas ya que no se puede construir en esos predios; en muchas de ellas existen fotocopias, ventas de comidas rápidas, negocios, etc., para poder sostenerlas; a diferencia de Bogotá o Cartagena que las ubicaron en estrato uno (01) en barrios como La Candelaria, Chapinero, en la capital, o Manga, Pie de La Popa, en la Heroica, con subsidios, para poder sostener su condición emblemática de la mejor arquitectura del país en la primera mitad del siglo 20.-

Mientras todo esto ocurre, las empresas de servicios públicos, el Distrito de Barranquilla con la reclasificación criminal de los avalúos catastrales por el IGAC y Hacienda, la valorización empobrecedora del Transmetro, las tarifas de movilidad, arruinan a esta gran mayoría de barranquilleros.-

Velaremos por ustedes desde el Concejo Distrital de Barranquilla, coterráneos de la clase media.-

ALFONSO JAVIER CAMERANO FUENTES
CANDIDATO AL CONCEJO DISTRITAL DE BARRANQUILLA No. 18
AUTORIDADES INDIGENAS DE COLOMBIA
A.I.C.O.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada